¿Todavía eres un estudiante? Así puedes ahorrar

Se dice que los años universitarios son la mejor etapa de vida. En muchos aspectos seguro que sí pero hay que añadir al mismo tiempo que es una etapa económicamente complicada. Si uno se dedica plenamente a estudiar no le queda mucho tiempo a ganar dinero y sin ayuda económica de los padres puede resultar difícil llevar los estudios a cabo con éxito.

El laberinto de las becas

Una de las maneras básicas de buscar un apoyo económico son las becas. Existen numerosos tipos de becas sociales, becas que remuneran buenos resultados o becas para deportistas, entre otras. Infórmate de las posibilidades que ofrece tu universidad para ver si puedes solicitar alguna. Aunque las condiciones puedan parecer complicadas a primera vista, un asesor de estudios te puede ayudar a pasar al final del laberinto y obtener una beca.

Ahorra en alquiler

Es verdad que los estudios universitarios para muchas personas representan el paso importante para la independización de los padres, pero si estudias la carrera en la misma ciudad, considera la opción de continuar viviendo en casa por un período de tiempo determinado. Podrás ahorrar el dinero por lo menos el primer año o dos hasta que te sientas seguro a independizarse y a compaginar el trabajo con los estudios.

Aprovecha los materiales de segunda mano y libros electrónicos

Aunque el dinero invertido en materiales de estudio y libros nunca es dinero gastado en vano, no siempre necesitarás tener todos los libros completamente nuevos. Los estudiantes suelen ofrecer los libros o materiales que ya no necesitan y a ti te pueden servir. Incluso podéis compartir los materiales entre varios compañeros de curso y luego venderlos a los estudiantes de cursos más bajos. Otra forma de ahorrar puede ser también buscar los materiales por internet. Muchos libros se pueden encontrar en formato pdf de forma gratuita.

Estudia a distancia o en línea

Una de las ventajas que nos ofrece el mundo tecnológico de hoy es la posibilidad de estudiar a distancia a través del internet. Varias universidades del mundo, incluso las mexicanas, ofrecen estudios gratuitos o a bajo costo por internet. Aunque esta forma de estudiar requiera mucha disciplina y trabajo individual, te permite ahorrar en gastos como transporte, comidas fuera de casa, alquiler etc. Una de las posibilidades es la Universidad Nacional a Distancia de México, pero hay varias más.