¿La plancha te puede ahorrar la electricidad?

¡Sí! Y no solo ella. Los gastos excesivos por la electricidad muchas veces vienen del uso incorrecto de los aparatos eléctricos. El artículo siguiente te explicará cómo cambiar los hábitos y comenzar a ahorrar por consumo de energía en vez de gastar más.

En las habitaciones

La iluminación quizás representa el mayor uso de la electricidad (generalmente se estima que los gastos por la iluminación pueden llegar a un cuarto de todo los gastos por la electricidad de la casa), sobre todo durante las tardes y las noches. Afortunadamente, en este campo hay muchas posibilidades para mejorar. Primero, las bombillas: comienza a usar las lámparas fluorescentes compactas en lugar de focos incandescentes. Aunque la fuerza de la iluminación esté más o menos la misma, el consumo de la energía disminuirá radicalmente. Otro truco es más bien práctico: intenta aprovechar la luz natural tanto como sea posible para evitar el uso excesivo de la iluminación artificial. Y no te olvides: apaga la luz siempre cuando salgas de la habitación.

La iluminación del exterior de la casa también representa un consumo masivo de electricidad. Es recomendable no utilizar los focos clásicos, sino sustituirlos por sensores que reaccionan al movimiento. Así evitarás la iluminación cuando no sea de todo necesaria.

En la cocina

Los electrodomésticos de la cocina también forman una fuente del consumo de las más importantes. En primer lugar de todos, quizás, se encuentra la nevera, porque está apagada veinticuatro horas diarias, por lo cual representa hasta 20% del consumo energético total. El refrigerador debería descongelarse regularmente para evitar la producción de la helada en las paredes del refrigerador. Es porque la helada aumenta considerablemente el consumo de energía, aunque tenga solo 2 o 3 milímetros. Para evitar que se forme, se recomienda poner a la nevera solo aquellos alimentos que ya no están calientes: de esta manera no se producirá el vapor del cual luego se crea la helada.

El uso de la placa de inducción también tiene sus desventajas, ya que no siempre es la mejor opción para lo que necesitamos hacer. Por ejemplo, para hervir el agua es mejor ponerla en un hervidor de agua en vez de calentarla en la placa. También se recomienda calentar alimentos en el microondas en vez de esperar a que la placa se caliente suficientemente.

En el baño

Al lavar la ropa se recomienda separar la ropa por colores o materiales, sin embargo, si no tenemos suficiente ropa para hacerlo, es mejor posponer el lavado hasta que la acumulemos. El uso frecuente de la lavadora aumenta el consumo de energía, por eso es mejor llenarla al máximo y reducir las sesiones individuales.