Disminuir el consumo de energía requiere buena preparación

Intentas utilizar los electrodomésticos con cordura, siempre apagas las luces cuando sales de la habitación, has cambiado todas las bombillas de casa ¿y aun así te parece que el consumo de electricidad no disminuye tanto como esperabas? Intenta seguir las estrategias que te ofrecemos adelante y verás los cambios ya en la próxima factura.

Compra nuevos electrodomésticos

Si piensas comprar una nevera o lavadora nueva, no te fijes solo en el precio. Lo primero que debería interesarte es la clase energética a la que el nuevo aparato pertenece. Lo más conveniente es comprar los aparatos de la clase A+++, que es la más alta y consume menos energía, pero si el presupuesto no te lo permite, compra por lo menos alguna de la case A menor. El dinero invertido se convertirá en un ahorro considerable en cuanto al consumo energético.

Busca nuevo proveedor

Una de las razones por las cuales tus facturas por electricidad no disminuyen pueden ser los crecientes precios de tu proveedor. Si ya hace mucho tiempo de la última vez que cambiaste el suministrador de electricidad, infórmate de las posibilidades que hay y compara las ofertas de diversos proveedores. Con un poco de suerte encontrarás alguno que te pueda ofrecer mejores condiciones.

Desenchufa los aparatos

Si estás acostumbrado a dejar enchufados la televisión o la computadora cuando no los utiliza nadie, intenta cambiar este hábito. Aunque el consumo en este caso no es el más grande, a largo plazo sí que genera aumento del consumo total. Tampoco dejes enchufado el cargador del móvil o el cable del laptop. Piensa que es prácticamente lo mismo como salir de la habitación y dejar la luz encendida.