5 trucos para ahorrar dinero y cambiar tu vida

La vida moderna representa muchos gastos que hoy en día están aumentando el precio de vivir cómodamente. Pero bueno, ¿realmente nos fijamos siempre cómo invertimos el dinero? ¿Tenemos control sobre nuestros gastos o nos dejamos llevar por las necesidades actuales y no nos preocupamos por cómo lleguemos al final del mes? Existen muchas situaciones en las que podemos ahorrar sin resignar a nuestra comodidad y gracias a ello utilizar el dinero allí donde realmente lo necesitamos. El cambio de actitud requiere mucho esfuerzo, pero los resultados valdrán la pena.

1. Ten controlados los gastos

Aunque requiera un poco de control y disciplina, intenta apuntar todo lo que gastes, detallando la información sobre cada compra. Empezando así, tendrás buena visión sobre tus gastos: ¿qué es lo que te cuesta más dinero cada mes y cómo puedes recortarlo? Estar bien informado es el primer paso hacia tu nueva actitud. No dudes en utilizar alguna de las apps populares: no solo tendrás tus informes a mano, pero también podrás generar un gráfico de gastos y ver y comparar todas tus inversiones a largo plazo.

2. ¿Cuáles son tus prioridades?

Una vez sepas en qué gastas más dinero, podrás establecer una jerarquía de prioridades. ¿Realmente necesitas nuevo jersey cada mes? ¿O todos aquellos periódicos y revistas que igualmente lees en línea? Marca tus prioridades y deshazte de cosas que no dan ningún valor extra a tu vida, sólo representan un gasto más.

3. Ahorra el dinero para ahorrar

Exactamente, para ahorrar el dinero necesitas tenerlo como una de las prioridades. Al principio de mes, pon al lado una parte del dinero. Sea cuánto sea, ten en cuenta que no lo puedes tocar en ningún caso. Es mejor hacerlo de esta manera que esperar ahorrar aquello que quede al final del mes. Es recomendable comenzar con menores cantidades de dinero hasta llegar a unos 20% de los ingresos.

4. Establece tus objetivos

Si pones a tus intentos de ahorro un título y una fecha, verás que tu motivación aumentará. Cuando sepas en qué quieres invertir el dinero ahorrado te será más fácil hacerlo de verdad. Porque ya no será solo “dinero”, se convertirá en algo concreto, sea una renovación de la cocina, un viaje, unos estudios.

5. No dejes tus ahorros dormir

Una vez ahorrada una buena cantidad, deberías pensar en cómo guardarlo. Una de las mejores soluciones es dejarlo que genere más valor. Aunque no tengas mucha confidencia en inversiones bancarias, aun así puedes recurrir a una de las formas más seguras que es la inversión a plazo fijo. No tendrás que preocuparte y te quedarás con el interés generado. Dependiendo de la cantidad ahorrada, es recomendable informarse sobre otras opciones de inversión.