Ahorrar dinero ya no es tan difícil

Cuando empieza a acercarse el final del mes, muchos de nosotros nos ponemos nerviosos y no preguntamos: ¿Me sobrará suficiente dinero para llegar al final del mes? ¿No he gastado demasiado? Estas preguntas son absolutamente normales y todo el mundo las conoce. Aun así, representan también un buen indicador de que quizás algo no esté de todo bien. Si necesitas motivación y trucos para tener control sobre los gastos y el presupuesto mensual de una vez por todas, continúa leyendo.

Las cosas que compramos y las cosas importantes

En el curso de los días muchas veces la gente no se da cuenta de cómo está utilizando el dinero ganado. En un momento dado todo puede parecer necesario e importante, sin embargo ¿cuántas veces te has dado cuenta posteriormente que no lo había sido tanto? Gastar dinero de esta manera puede llevar a una situación complicada al final del mes. Por eso, se recomienda pagar primero todo lo necesario, como el alquiler o la hipoteca, los gastos por energías o móvil e internet, y dejar al lado una suma aproximada para cubrir otras necesidades como la comida, el transporte, la ropa de la temporada, los gastos médicos, etc. De esta manera uno puede saber cuánto dinero le queda cada mes para las demás compras o gastos inesperados.

Aunque en la cabeza llevamos una vaga idea del presupuesto ¿por qué no lo ponemos al papel? Tener un presupuesto dado permite tener mucho control sobre la situación financiera y planear todo con antelación. Averigua siempre si te queda dinero para la compra que quieres hacer o si será mejor posponerla para el mes que viene.

Gastar con razón significa ahorrar

En una situación ideal el presupuesto también permite ver cuánto dinero te sobra cada mes. De esta manera se puede empezar ahorrando. Intenta poner al lado una suma determinada ya al principio del mes y no tocarla en ningún caso. Se recomienda ahorrar cada mes un 10% de los ingresos, pero puedes comenzar con sumas menores que tu salario te permita e ir aumentando la cantidad ahorrada poco a poco cada mes. Una vez ahorrada una suma mayor, puedes considerar la opción de invertir el dinero en algún fondo de inversión.

Los ahorros y las inversiones ya señalan que la situación de tu presupuesto no es nada mala. Pero no siempre las condiciones para ahorrar serán tan favorables. En este caso, considera la opción de encontrar un trabajo mejor pagado o, quizás, una media jornada que te permita aumentar tus ingresos. Hoy en día existen diversos empleos que se pueden hacer a distancia a través del internet, o que permiten gran flexibilidad a la hora de planear las horas de trabajo, así que infórmate y aprovecha las posibilidades que hay. Y no te olvides de que la situación siempre puede ser mejor, pero el cambio está en tus propias manos.